Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.
  /  Mundo Sobre Ruedas   /  Gasolina por las nubes…y también los abusos

Gasolina por las nubes…y también los abusos

V

enta de litros incompletos, alteración del software, bombas en malas condiciones y falta de documentación, son el pan de cada día en muchas gasolineras del país.

El alto costo de la gasolina no es el único problema al que se enfrentan los usuarios en México. De acuerdo con cifras de Profeco durante 2017, cinco de cada 10 gasolineras operan de manera irregular y, por ello, recibieron algún tipo de sanción que dio como resultado el bloqueo de algunos de sus instrumentos en suministro.

 

“No tenemos opción”

Más allá de los tibios intentos por parte de las autoridades, los despachadores en México trabajan en la total informalidad. En un ejercicio realizado por 4Ruedas en diversas bolsas de trabajo, se constató que la mayoría de las ofertas laborales para despachador en estaciones de servicio carecen de prestaciones de ley o ingresos adicionales como aguinaldo o bonos.

El sueldo promedio es de entre $2,000 y $3,000, se ofrece un horario de medio tiempo con un día de descanso entre semana. Sin embargo, este escenario es aún peor para muchos.

“No tengo sueldo, lo que yo gano es a base de propinas y comisiones por vender aditivos al automovilista que llega a cargar gasolina”, nos refiere un despachador que labora en una estación al sur de la Ciudad de México.

El hombre, quien por obvias razones prefirió el anonimato, lleva 15 años laborando en centros de servicio y afirma que las condiciones para quienes trabajan en ellos son lamentables, sin prestaciones, vacaciones, etc.

“Los overoles y las franelas tenemos que comprarlos nosotros. A duras penas sacamos algo de dinero con los aceites o líquido de frenos que les vendemos a los clientes. Y sí, no te voy a mentir, muchas veces les inventamos que les falta tal o cual cosa con tal de ganar algo”.

 

De fondo

Los abusos son constantes. / Foto: 4Ruedas

 

Para varios trabajadores entrevistados por 4Ruedas, el engaño a los automovilistas se debe a lo poco que ganan. “Nos obligan a eso. Aquí solamente tienen prestaciones los jefes de piso. La cuota es de 100 pesos y nosotros, en un buen día, podemos sacar 250 en propinas; no hay mucha ganancia”, nos indica uno de nuestros entrevistados.

En lo que sí fueron tajantes es en negar que ellos alteren el software para entregar menos litros ya que, advierten, esos dispensarios reciben una señal a distancia vía electrónica desde las oficinas. “Los jefes de piso o el gerente mueven ahí todo”, nos indicaron dos de los entrevistados.

 

¿Cómo les venden aditamentos al cliente?

Bueno, pues en cuanto estacionan el auto abrimos el cofre y colocamos la varilla de medición, obviamente el aceite aun no baja al cárter por lo que les decimos que les falta aceite. Ahí podemos vendérselos.

¿Se entregan litros incompletos o se modifica el software para engañar al usuario?

Mira, la verdad es que sí, aunque esas modificaciones las realizan ahí en la oficina. Para no levantar sospechas, se altera el software pero no en todas las bombas, nos comenta un despachador que labora en un centro de servicio del Estado de México.

 

Consejos

No te dejes sorprender. / Foto: 4Ruedas

 

Ante el problema debes extremas precauciones:

-Verifica que el contador se encuentre en ceros y marque la tarifa vigente para el cobro del combustible. Pide que el nivel de velocidad de carga sea 1.

-Una vez que finalice la carga, exige tu ticket. Esto ayudará a que se registre lo que deberían estarte despachando y tendrás un comprobante ante una posible denuncia .

-En la medida de lo posible, trata de no pagar con tarjeta. La clonación de tarjetas en las gasolineras es una prácticamente sumamente común.

-Si un trabajador de cualquier estación de servicio te dice que le falta aceite, líquido de frenos o cualquier otro aditamento a tu auto no le creas. Ellos requieren forzosamente vender esos productos.