Prueba Toyota Hilux Diésel: Cortina de acero

En Autos, Prueba de manejo
Toyota Hilux | Toyota Hilux

Hilux sacrifica modernidad por una confianza a prueba de balas pero ¿acaso esta nueva entrega continúa siendo tan indestructible como en antaño?

Te seré sincero, lo más difícil en el mercado automotor es hacer que un modelo se reinvente año con año sin perder un ápice de su origen. Hilux 2018 NO representa un salto cúántico respecto con años anteriores pero sí muestra una evolución acorde con las necesidades del segmento y de sus rivales.

La versión más costosa de Hilux expuesta en este artículo presume un motor diesel 2.8 litros acoplado a una transmisión automática de 6 velocidades.

Toyota Hilux

Personalidad. / Foto: 4Ruedas

 

La potencia y el torque tiene sus claroscuros, los 174 bhp quedan por debajo de las versiones tope de VW Amarok y Ford Ranger, aunque su par motor supera a su contraparte alemana, en gran medida, gracias a la tecnología D-4D de inyección directa que ofrece una mejor y mayor presión para maximizar el rendimiento e incrementar la potencia.

La sinergia del motor y la caja es lo más rescatable en esta Hilux 2018. El diseño con turbocargador de Geometría Variable e Intercooler del propulsor permite una respuesta y un empuje en perspectiva desde las 2,500 rpm que, aunque parecería una obviedad en un vehículo a diesel, no se percibe tanto en una pickup enfocada a un uso rudo.

No obstante, se nota desde el primer momento que el principal objetivo del motor es la máxima entrega de torque, generando así mayor potencia de lo que establece la ficha técnica.

Reinvención con seriedad

Toyota Hilux

Versión diésel. / Foto: 4Ruedas

 

Hilux es rudeza bien enfocada, no es la más llamativa ni la de mejor performance (si deseas una pick up más divertida ahí está su hermana Tacoma), lo rescatable por fuera serían los faros de luz LED, los espejos laterales cromados y hasta ahí. El chasis y su estructura resistente son los verdaderos protagonistas de la película.

Si existiera un manual de cómo solventar los desperfectos en el camino, la suspensión de Hilux estaría en la portada.

Gracias al bloqueo electrónico del diferencial trasero se incrementa la tracción y la adherencia sobre superficies demandantes, aunque paradójicamente el confort de marcha aparece de manera muy esporádica con el trabajo del control de cabeceo y la suspensión delantera que muestra nerviosismo en trayectos citadinos.

La transmisión entrega relaciones dóciles y cortas (lo esperado en un vehículo de sus dimensiones). En modo Eco no se sacrifican tanto los cambios como lo hubíeramos imaginado, aunque en Power es donde la sorpresa para bien llega.

En este modo pasa algo muy curioso, la entrega de potencia es enriquecedora, el régimen se pueden mantener en un nivel alto y el vehículo (por increíble que parezca), se vuelve divertido de manejar, aunque esa emoción hay que canalizarla ya que unos dejos de sobreviraje se pueden presentar si se abusa del acelerador en curvas.

 

Por dentro

Toyota Hilux

Por dentro. / Foto: 4Ruedas

 

Se nota que sus diseñadores pusieron énfasis en mejorar el interior, cuya geometría es muy similar a la provista en sus principales rivales de Nissan, VW y compañía.

La llave inteligente y los asientos en piel (muy cómodos por cierto), le dan ese toque de ‘sofisticación camuflajeada’ que últimamente reclaman este tipo de vehículos, detalles que podrían parecer menores en una pickup ligera pero que realmente no lo son.

La pantalla táctil ofrece una correcta y fácil manipulación, aunque sus gráficos NO son los más modernos. Sin embargo, la pantalla a color de los instrumentos o los espejos plegables eléctricos nos taparon la boca.

El espacio a bordo es bastante prometedor, y la ergonomía es una cualidad que se ha atacado correctamente. El descansabrazos central trasero cuenta con varios portavasos de buen tamaño para que no haya queja.

En el apartado de seguridad queda a deber, si bien cuenta con bolsas de aire frontales y de rodilla para conductor, carece de control de tracción y estabilidad que por ejemplo, sí tiene la Nissan NP300 Frontier.

 

Conclusión

Hilux ofrece unas capacidades fuera del asfalto que justifican su seudónimo de ‘Indestructible’. La calidad del chasis y la extraordinaria respuesta del motor es evidente, aunque se queda corta en el apartado de seguridad. Su rudeza continúa siendo su carta fuerte.

 

 

Ficha Técnica

TOYOTA HILUX DIÉSEL DC 4X4

Precio: $584,100

Motor: L4 de 2.8 litros

Potencia: 174 bhp @ 3,400 rpm

Torque: 332 lb-pie @ 2,400 rpm

Alimentación: Inyección directa common rail turbo

Transmisión: Aut. de 6 velocidades

Tracción: Integral

Suspensión (del/tras): Independiente de doble horquilla con resortes helicoidales y barra estabilizadora / Eje rígido con muelles.

Frenos (del/tras) Disco ventilados / tambor con ABS

Asistencias: Tres bolsas de aire, distribución electrónica de frenado y alarma en inmovilizador del motor.

Tecnología: AM – FM con lector de Mp3 y WMA, con comandos de audio al volante.

Dimensiones

Largo: 5,330 mm

Ancho: 1,855 mm

Alto: 1,815 mm

Distancia entre ejes: 3,085 mm

Peso: 2105 kg

Llantas (del/tras) P265/65 R17