Prueba Ford Edge, con el sello ST

En Autos, Prueba de manejo
Ford_Edge_ST | 4R

¿Puede una SUV familiar ser deportiva? Ford tiene la respuesta con la versión Edge ST, un monstruo familiar.

 

Ford_Edge_ST_1

Ford Edge ST. / Foto: 4R

 

Cuando Ford describe un vehículo como Edge destaca las ventajas que sus dueños pueden obtener en términos de espacio, tanto para pasajeros como para el equipaje, así como la seguridad, en este caso el sistema Co-Piloto360, que facilita la vida del conductor en diversas maniobras.
La potencia del motor no es un dato que resalte, porque los interesados en este segmento no buscan fuerza, sino los factores antes descritos.
Pero no todos los clientes son iguales, y existen quienes, a pesar de querer un SUV mediano, buscan más emociones, que su camioneta no solo sirva para transportar a su familia, y que haga de cada viaje una experiencia única, para ellos la marca del óvalo azul creo Edge ST.

Para quienes puedan pensar que solo se trata de un cambio de imagen están muy equivocados. Desarrollada por la división de alto desempeño, este SUV fue modificado para ofrecer un manejo deportivo a sus dueños y sacarles una sonrisa en su camino al colegio de los hijos, a una cena o a un paseo de fin de semana.

Ford_Edge_ST_3

Más deportiva. / Foto: 4R

EL SELLO ST

Antes de entrar de lleno en las modificaciones, me saltaré la entrada para ir al plato fuerte, el desempeño del vehículo. Equipado con un motor V6 2.7L EcoBoost alcanza los 335 caballos de fuerza, lo que representa 80 bhp más que la versión de entrada denominada SEL Plus. En cuanto al torque también hay una diferencia pasando de 275 libras-pie a los 380 lb-pie con el motor turbocargado.
La combinación de estas cifras ofrece una potencia que se deja sentir desde el primer instante que pisamos el acelerador, y más tardamos en asimilar el impulso que en lo que el velocímetro avanza rápidamente hasta sobrepasar los 100 km/h. El dulce sonido del corazón de combustión interna nos deleita desde el doble escape situado en la parte trasera.
Pero el motor es apenas el comienzo, y las sensaciones deportivas las podemos palmar con nuestros dedos gracias a las paletas de cambios detrás del volante para controlar la transmisión automática de ocho velocidades. Si bien podemos dejar que la caja haga todo el trabajo, créanme que ustedes desearán tener el control en todo momento, en especial cuando lleguen a una recta inmensa y quieran llevar al límite de las revoluciones para obtener todo el poder.
Al llegar a las curvas surge la duda de qué tan ágil será. Al final su peso y dimensiones me obligan a tomar con precaución los primeros serpenteos, pero pronto me doy cuenta de que todo es cuestión de acostumbrarme.

 

Ford_Edge_ST_4

Techo panorámico. / Foto: 4R

La posición alta desde el asiento del conductor me permite una visión privilegiada, sin dejar escapar ningún obstáculo al frente, así, la trayectoria de las curvas luce más clara y tengo una mejor idea de cuando frenar y cuando únicamente soltar el acelerador.
Gracias a la suspensión deportiva y a la tracción All Wheel Drive, así como al control de tracción y de curvas, junto al sistema antivolcaduras, únicamente me dejo llevar y me sorprendo del buen comportamiento del vehículo. Yo hubiera esperado una falta de balance, pero en cambio me encontré con un SUV ágil, aunque para dominarlo al 100 por ciento es necesario tiempo para acostumbrarte a las dimensiones.

Una larga recta y el sonido del motor me incitan a presionar el acelerador a fondo y, aunque sea por un instante, experimento todo su potencial llevando la aguja hasta casi los 200 km/h sin darme cuenta. Sin duda es una bestia.

 

Ford_Edge_ST_5

Toda la tecnología. / Foto: 4R

DETALLES QUE ENAMORAN

Al interior mantiene la base de la ya conocida Ford Edge, pero con destellos que le dan su propia personalidad como el volante de piel perforada con el logo ST. Los asientos de piel también tienen un carácter deportivo, y a ello se suma el logo ST en la parte superior.
Tan pronto tu cuerpo toca el asiento y las manos el volante te transmite la energía de motor, a partir de ahí tu único pensamiento será acelerar sin importar cuanta gasolina gastes, porque siendo sinceros, este vehículo no es para quien quiere ahorrar combustible.
En el exterior también hay modificaciones importantes que le dan un carácter de matón. Lo primero es que solo hay tres colores disponibles, azul performance, rojo rubí y blanco platinado; a mi gusto particular el primero es el que más resalta los rines especiales de 20 pulgadas, así como la parrilla deportiva negra con el logo ST.

Ford_Edge_ST_2

SUV familiar pero con toda la diversión de un deportivo. / Foto: 4R

CONCLUSIÓN

Todo lo antes descrito hace que cuando veas al Ford Edge ST en el retrovisor te intimide, así que es mejor que tu seas el cazador y no la presa. Se trata de la primera SUV de alto desempeño de la marca americana, y creo que lograron su cometido, hacer de una camioneta un vehículo divertido, que te sacará suspiros en cada recorrido.