Prueba Chevrolet Cheyenne: El Bandolero

En Autos, Prueba de manejo
Prueba Chevrolet Cheyenne | Prueba Chevrolet Cheyenne

La nueva entrega del todoterreno más radical de la marca del corbatín baraja una historia de poderío innato, todo un genio y figura que al igual que cualquier forajido fanfarrón, asegura ser el pistolero más salvaje del oeste.

 

Prueba Chevrolet Cheyenne

FOTO: 4Ruedas

 

El ‘Loco’ Clay Allison es considerado el pistolero más selvático de todos los tiempos. Oriundo de Texas, este cuatrero de gatillo fácil se ‘despachó’ a más de 50 personas y su violenta personalidad era considerada, por sus propios amigos, como un derroche de completa demencia.

Con su inseparable Colt del 38 y una botella de whisky añeja, el ‘Loco Clay’ imponía a quien se cruzara en su camino. Poder, porte y precisión, tres características fidedignas que engloban lo que, en primera instancia, me remitió ver por primera vez a la nueva generación de Cheyenne.

Si aquel pistolero se hubiera parado enfrente de mí, habría experimentado el mismo recelo que sentí al ver a Cheyenne en el garage de 4Ruedas. Afortunadamente y a diferencia del ‘Loco Clay’, la pick up (ensamblada en Estados Unidos para la variante High Country, y en Silao, Guanajuato, para el resto de versiones), no necesita aniquilar a ningún humano, su espectacular frente con una parrilla elevada y las luces delanteras divididas en dos secciones horizontales fungen como el arma perfecta de demolición.

 

ESTAMPA QUE IMPONE

La nueva entrega de Cheyenne en su versión tope High Country no seduce, aterroriza hasta el más valiente con un diseño por demás portentoso. Podrás intimidar a quien ilusamente se te ponga a lado, inspirarás respeto y además, te será de mucha utilidad para efectuar cualquier actividad de trabajo por más complicada que ésta sea.

De hecho, el volumen de la caja asciende hasta 1,781 litros y su accionamiento puede ser automático con tan sólo presionar un botón.

Aquí deseo detenerme en un punto que podría parecer menor pero en realidad no lo es. Cuenta con escalones auxiliares ubicados en cada esquina de la fascia trasera para facilitar el acceso a la caja de carga, quizás sería un aspecto que podría pasar por alto, pero cuando notas que en realidad es muy práctico y te auxilia para acceder al área de carga, lo valoras en demasía.

Prueba Chevrolet Cheyenne                           FOTO: 4Ruedas

 

ARRASA

Para que te des un ‘quemón’, la nueva Cheyenne crece más de 148 kg para ofrecer hasta 934 kg de capacidad de carga (ligeramente mayor que la ofrecida en la Ford Lobo).
No obstante, la protagonista del comercial: “Y la Cheyenne apá”, tiene en su capacidad de arrastre uno de sus principales eslabones. No le importó las fiestas de fin de año y se metió al gym para incrementar en más de 219 kg su oferta de arrastre y presumir hasta 4,355 kg ¡Qué mamey!

Si bien la capacidad de arrastre depende de muchos factores como la cantidad de peso que se le carga al enganche para mantenerlo equilibrado, el peso del remolque cargado o la relación entre las rpm del eje propulsor y las rpm del eje trasero, la Cheyenne puede arrastrar a otro vehículo, incluso a una camioneta, o un artefacto de mayores dimensiones. Desde la versión base, Cheyenne amedentra, parece decirte: “¿Buscabas algo?”, y cuando apenas terminas de tartamudear para responderle, te das cuenta que esta variante tope High Country es aún más solemne con unos espectaculares rines de aluminio de 20 pulgadas y unos estribos retráctiles con detalles en cromo que le dan ese toque de lujo que el segmento cada vez más reclama.

 

Prueba Chevrolet Cheyenne                                  FOTO: 4Ruedas

 

 

¡AUXILIO CHEYENNE!

Te seré sincero, la nueva entrega de Cheyenne no parece del todo un vehículo de trabajo, tiene un diseño tan imponente como atractivo y eso se extiende a la cabina, donde poco a poco se la ha ido añadiendo detalles en lujo y tecnología que ya poseen sus rivales.

 

No presume la sofisticación de sus contrapartes, pero no carece de conectividad, espacio ni entretenimiento. La evidente comodidad y sujeción de los asientos la comprobamos durante nuestro trayecto en carretera para llegar al lugar donde se originaron las fotos en este artículo.

 

La calidad de ensamble y acabados queda de manifiesto en el tablero de instrumentos y, principalmente, en el área de manijas y puertas. Aunque eso sí, los materiales no son tan premium como sus rivales directos, a pesar de que el doble tono y los terminados de imitación madera alivian un poco este detalle.

La comodidad adelante no está en tela de juicio, mucho menos atrás donde ha ganado algunos cuantos centímetros para que dos, bueno hasta tres personas viajen cómodamente y con buen espacio para piernas.

 

La consola no es tan grande como la que ofrece RAM, más bien es sobria pero cumple con lo requerido en términos de ergonomía y conectividad, aunque sobresale la pantalla táctil a color de 8”. El sistema OnStar 4GLTE con Wi-Fi integrado además del sistema de diagnóstico de frenos vienen incluidos.

Es tan versátil que ofrece conexión via puerto USB, con cuatro entradas, Para acabar pronto: ¡podrías arreglarte ahí mismo si tu quisieras! En seguridad, podría añadir más mecanismos que sus contrapartes pero en general cumple con lo establecido en el segmento.

 

DÓCIL SORPRENDENTEMENTE

La Cheyenne es posiblemente el vehículo (no camión) con mayor longitud en el mercado. Con semejantes dimensiones, ¿qué motor es el valiente que se avienta a mover tal volumen? Para esta variante tope se sirve del V8 de 6.2 litros con 420 caballos de fuerza; su torque de 460 lb-pie son suficientes para moverlo con holgura. Este propulsor pasó por un proceso de reingeniería importante, incluye un nuevo sistema de administración dinámica de combustible (Dynamic Fuel Management) que permite al motor operar en 17 patrones distintos alternando la activación entre 2 y 8 cilindros, dependiendo de las condiciones del terreno.

 

A diferencia de otras pick ups de enormes dimensiones, la amplitud de los espejos laterales y la elevada posición de mando, permiten (muy a mi sorpresa), un manejo sumamente sencillo en ciudad a pesar de su extensa área de carga.

 

La transmisión de 10 velocidades efectúa las relaciones de manera dócil, permite buenos escalonamientos y se combina a la perfección con su mejor amiga, la sobremarcha, la cual entrega ese plus que necesitamos de manera instantánea. Esta caja de 10 relaciones se roba el show como también lo hace en Camaro o en GMC Yukon y la cual, hay que recordar, fue desarrollada en conjunto con Ford. De hecho, está muy bien calibrada y a diferencia de otras transmisiones de menor relación, no busca indiscriminadamente las velocidades más altas. Por obvias razones, se deben anticipar las frenadas para mayor seguridad.

 

 

FICHA TÉCNICA

CHEVROLET CHEYENNE HIGH COUNTRY

PRECIO: 1,073,400
Motor: V8 de 6.2 litros 
Potencia Total: 420 bhp
Torque Total: 460 lb-pie
Transmisión: Automática de 10 velocidades
Tracción: 4×4 (AWD y 4WD con selector)
Suspensión (del./tras): Independiente de doble horquilla con barra estabilizadora / Eje rígido.
Frenos (del./tras.): De disco en las 4Ruedas con ABS.

 

Conclusión

¡Es lo más estadounidense que te puedas imaginar! Potente, con materiales de calidad y fortaleza imperante. Un producto que vale cada peso invertido, una capacidad de arrastre brutal que quizás le quite protagonismo a sus buenas credenciales fuera del asfalto. El salto de generación le vino muy bien. 4R