Lo mejor de 2018: Prueba Lamborghini Aventador S Roadster

En Autos, Prueba de manejo
Lamborghini Aventador | Lamborghini Aventador

Sin duda alguna, nuestra portada de abril estuvo llena de adrenalina. El espectacular Aventador S Roadster engalanó las páginas principales de esa edición bajo el nombre de ‘El Toro poderoso’.

El Centro Dinámico Pegaso fue el escenario para el encuentro para la prueba con el italiano. Checa cómo nos fue.

 

Aventador está en la casa. No existe otro modelo con motor atmosférico que provoque un remolino de sensaciones antes, durante y después de convivir con él. Señores y señoras, abran paso al Lamborghini Aventador S Roadster, el verdadero hijo del viento, que con sus 740 caballos de fuerza deja claro que es el auténtico emperador romano.

 

Aventador y su experiencia casi religiosa

Lamborghini Aventador

Aventador fue la portada de abril. / Foto: 4Ruedas

Foto: 4Ruedas

Son las 7 de la mañana, el frío arrecia cual torbellino folclórico y la sensación cala hasta los huesos. Una intensa neblina de camino a la pista rodea el paisaje y reúne las características fidedignas de lo que será una experiencia portentosa.

No cualquier día se tiene la posibilidad de tener acceso a uno de los mejores deportivos del planeta, un roadster de 740 caballos y caja automática robotizada de siete velocidades que tiene la difícil misión de disuadir las críticas provocadas por la anchura de su carrocería, para lo cual la dirección en las cuatro ruedas será su principal aliado.

Me encuentro ya en la pista Pegaso donde será el meteórico encuentro. Es la misma sensación que se desarrolla cuando estás a punto de conocer a tu deportista o músico preferido. En este caso un “Meet & Greet“ con un italiano de estirpe de nombre Aventador.

 

La fuerza del destino

Lamborghini Aventador

El encuentro fue meteórico. / Foto: 4Ruedas

Foto: 4Ruedas

A lo lejos veo acercarse un vehículo de grandes dimensiones en cuya plataforma se esconde un toro italiano de cuatro ruedas dispuesto a complacer las más bajas pasiones y sensaciones. Quien les escribe no se tienta el corazón y se coloca frente al camión que transporta a la bestia. La envidia es un platillo que se sirve lento y en este caso la espera es completamente desesperante.

Poco a poco, el auto italiano va descendiendo de la plataforma y experimento la primera sensación clara del día: sorpresa ¿por qué? Cuando uno cree que había visto todo en diseño, llega un italiano ‘cualquiera’ y me da una cachetada con guante blanco.

El Aventador Roadster toma lo mejor del coupé y lo potencializa para todo aquel cuyo deseo es manejar con el cielo como testigo. Esta variante presenta cambios en el cofre del motor para optimizar el flujo de aire.

Con el techo aún puesto, las modificaciones son práticamente las mismas que su consanguíneo, con la salvedad de que su cubierta rígida pesa cinco kilos y tiene la posibilidad de doblar y guardarse en la pequeña (pero justa) cajuela delantera.

El techo está conformado por dos paneles cuya superficie esférica no sacrifica capacidad en el habitáculo, lo cual facilita en demasía su retiro y resguardo. De hecho todo este proceso de abandono de la cubierta, lo llevamos a cabo en menos de un minuto.

Como es una costumbre en este tipo de deportivos, la fibra de carbón es uno de sus actores principales. Si bien el vehículo es 50 kg más pesado que la variante coupé, estos kilitos de más (créanme) no perjudican en lo más absoluto su dinamismo en pista.

 

Imán de miradas

Lamborghini Aventador

El italiano perfecto. / Foto: 4Ruedas

Foto: 4Ruedas

Comienza la sesión. Admirar un modelo de este linaje, recorrer cada uno de sus finos trazos, sus líneas que parecen una obra de arte y los tubos de escape que imaginan una parte trasera a la de un transborador es una experiencia de otro planeta. Aunque hayas visto decenas de Lamborghinis otras veces, jamás perderás la capacidad de asombro al ver uno enfrente.

La combinación de la luz que nos regala la mañana con el gris mate de la carrocería son dos fervientes enamorados, lo cual permitió una extraordinaria sinergia para propiciar las mejores tomas. La naturaleza fue bondadosa con nosotros y nos entregó una luz extraordinaria.

“Esto es similar a fotografiar a una súper modelo que sabe posar y tiene química pura con la cámara”, me comenta extasiado nuestro fotógrafo sin despegar la vista de su objeto de trabajo.

 

De raza

Lamborghini Aventador

Potente motor. / Foto: 4Ruedas

Foto: 4Ruedas

Observo el espectacular motor V12 a través del cristal trasero y mi mente se transforma en un manual de nostalgia. El Aventador ha rescatado la herencia de los históricos modelos S de Miura, Islero, Countach y Urraco.

Es pura y clara historia, si bien este enorme propulsor (en grave peligro de extinción) ha ido aumentado su cilindrada y cambiando carburadores por inyección electrónica a lo largo de los años, no ha perdido su esencia desde que la firma de Sant’ Agata Bolognese, lo incorporó en el Lamborghini 350 GTV en aquel lejano año de 1963.

En eso, tomo la hoja de especificaciones y mi asombro perpetúa. Hay que entender a lo que nos estamos enfrentando: motor V12 de 6.5 litros que eroga 740 hp y 509 lb-pie de torque, una aceleración de 0 a 100 km/h en 3.0 segundos y una velocidad tope de 350 km/h (una décima más que el coupé). “Es una bestia sobre ruedas”, pienso en silencio.

 

Minimalista

Lamborghini Aventador

¿Incomodo? ¡Bah, que importa!. / Foto: 4Ruedas

Foto: 4Ruedas

Ingreso al interior a través de las puertas de apertura vertical y la dificultad para acomodarse en el asiento es evidente, vaya esto no es nada nuevo. El habitáculo es muy a lo ‘Lambo’, con la inclusión de pantallas TFT, materiales bastante rígidos y una vista trasera sumamente limitada.

La clásica disposición horizontal de elementos en la consola fungen como su protagonista. La comodidad y el espacio no es lo suyo y lo sabemos. Lamborghini tiene una tendencia no escrita de sacrificar el confort por el manejo, aunque una mejor presentación al interior no le vendría del todo mal, principalmente en el tablero, donde la acumulación de todo tipo de partículas es notoria.

Lo que sí debo reconocer y lo cual provocó una sonrisa es la espectacular (no exagero) instrumentación digital que incluso puede ser personalizable al gusto del cliente, así como el nuevo sistema multimedia con Apple CarPlay. Aplausos ahí.

 

Lamborghini Aventador: bestia sobre ruedas

Lamborghini Aventador

Un estuche de monerías. / Foto: 4Ruedas

Foto: 4Ruedas

Por obvias razones la posición de manejo no es la mejor, pero la sujeción de los asientos permite un confort a mayor velocidad que no me esperaba. Pulsar el botón rojo de encendido y escuchar el rugido del motor es como estar en el mismísimo cielo, aire para los pulmones, verdadera música para los oídos.

La manera en que el motor del Aventador ruge y vibra mantiene las palpitaciones a tope, sin que esto sacrifique la extraordinaria insonorización que presume. No obstante, algunas piedritas en el camino hicieron de las suyas y mis dudas comenzaron.

Para ello, el Aventador Roadster presenta un sistema de suspensiones activas que modifican constantemente el comportamiento según las condiciones del camino. Además de compensar el balanceo y los movimientos de carrocería no deseados, el sistema trabaja con el mecanismo Rear-Wheel Steering, asegurando una mejor respuesta en todo tipo de superficies.

La dirección comunica poco con el accionar de las ruedas pero el auto se pega al asfalto con verdadero ahínco y el alerón trasero activo coopera para devorar el piso en los cambios de trayectoria.

Cuenta con selector de modos de manejo: Strada, Sport, Corsa y Ego, ésta última con promesa de ser una delicia, ya que ofrece una experiencia de conducción a gusto del usuario. Otra de sus amenidades es la mejora del control vectorial que genera un control preciso de la velocidad, incluso en regímenes transitorios.

 

Todo con medida

Lamborghini Aventador

A tope. / Foto: 4Ruedas

Foto: 4Ruedas

Hasta ahora sólo hablé de los actores de soporte, ahora va el protagonista de la película y es la dirección en las cuatro ruedas; en ella el eje trasero gira en dirección contraria al delantero a bajas velocidades, mientras que en altas velocidades los dos ejes giran paralelamente.

Esto da como resultado una mayor estabilidad, un pleno control del vehículo y la notable ayuda del eje trasero al momento de tomar una curva para mejorar el agarre. El eje delantero no desmerece en lo absoluto y su apunte es siempre en perspectiva, líneal y raya en la perfección.

Gracias a ello, se ha logrado incrementar significativamente el downforce sobre la parte delantera y sobre el eje posterior, también por culpa de los neumáticos Pirelli P Zero que fungen como sus testigos presenciales.

Sin embargo, esta bestia no es dócil ni mucho menos, hay que tener cuidado a grandes velocIdades para no derrapar de más.

A diferencia de otras transmisiones, la caja de cambios robotizada realiza los cambios de forma instantánea, subir y bajar marchas es una experiencia adrenalínica y provoca una cataclismo que aún recuerdo.

Otro personaje a destacar es el motor V12 , cuyo ADN tiene impregnada una respuesta inmediata y una marca facilidad para subir a altas revoluciones. Su empuje es extraordinario y en línea recta deja claro que no existe ningún motor atmosférico que desprenda la sensación de vigor que él emana.

 

Sabías que…

La distribución del par entre el eje delantero y el trasero cambia dinámicamente según la modalidad de conducción seleccionada por el piloto y las condiciones de manejo.

 

Conclusión

No es un auto para cualquiera y no sólo lo digo por los casi 12 millones de pesos que cuesta. El Aventador S Roadster toma lo mejor de su hermano coupé pero le añade su propia personalidad y lo convierte en un deportivo difícil de vencer. El chasis explota la extraordinaria fuerza de su motor y el correcto funcionamiento de los amortiguadores le permite un buen desempeño en diversos terrenos, aunque no es un auto para ciudad. Es en pista donde tiene su hábitat natural, la incomidad al interior se olvida cuando la aguja se acerca a la zona roja del tacómetro y la adrenalina se incrementa. ¡Mamma mia!

 

 

Ficha Técnica

LAMBORGHINI AVENTADOR S ROADSTER LP 740-4

Precio: 650,000 (USD)

Motor: V12 de 6.5 litros

Potencia: 740 bhp @ 8,400 rpm

Torque: 507 lb-pie @ 5,500 rpm

Alimentación: inyección electrónica secuencial multipunto

Transmisión: ISR de 7 vel.

Tracción: integral

Suspensión (del./tras): Pushrod delanteras y traseras activas magnetorreológicas con amortiguadores y muelles horizontales

Frenos (del./tras.): carbo-cerámicos con pinzas fijas monobloque de aluminio con seis pistones / cuatro pistones

Asistencias: cinco airbags, distribución electrónica de frenado, control de tracción, control de estabilidad

Tecnología: Apple CarPlayu, con comandos de audio al volante

 

Dimensiones

Largo: 4,797 mm

Ancho: 2,265 mm

Alto: 1,136 mm

Distancia entre ejes: 2,700 mm

Peso: 1,575 kg

Llantas (del./tras.): P.255/30/ZR20 / P.355/25/ZR21