Las 5 razones por las que amamos este Audi

En Autos, Fuera de serie
Audi AI:ME | Foto: Audi

En el Salón del Automóvil de Shanghái 2019, Audi presenta un visionario concepto de movilidad para las megaciudades del futuro (y no es un cliché).

El prototipo Audi AI:ME ofrece unas dimensiones compactas, un interior futurista y espacioso, y capacidad para desplazarse con conducción autónoma de nivel 4. Esto hace posible que los ocupantes puedan realizar la actividad que prefieran durante sus desplazamientos. El Audi AI:ME proporciona una amplia gama de funciones avanzadas de comunicación, infotainment o, simplemente, de relajación.

Checa las 5 razones por las cuales serán una gran opción en el futuro (en movilidad).

 

Arquitectura compacta, propulsión eléctrica: el concepto

Audi AI:ME

5 razones.

 

Con una longitud exterior de 4,3 m y una anchura de 1,90 m, el Audi AI:ME ocupa el espacio en el tráfico de un modelo compacto actual. Sin embargo, la distancia entre ejes de 2,77 m y la altura de 1,5 m sugieren unas dimensiones interiores propias de un coche de una categoría superior. Para los ocupantes, el tamaño compacto del sistema de propulsión permite ofrecer el máximo espacio habitable, con un gran confort y versatilidad. El Audi AI:ME está diseñado como un 2+X asientos. Su disposición depende de una serie de configuraciones distintas para los asientos y el espacio de carga. Aunque solo los asientos individuales delanteros se usarán en la mayoría de los trayectos, el concept tiene espacio para alojar hasta a cuatro ocupantes en las dos filas, si fuera necesario.

 

Conducción autónoma de nivel 4: relax al desplazarse por la ciudad

Este es el segundo nivel más alto en la escala estandarizada internacionalmente para la creciente automatización. Aunque los sistemas con nivel 4 no requieren ninguna intervención por parte del conductor, su función se limita a zonas específicas, como autopistas o áreas en el interior de las ciudades adecuadamente equipadas para ello. En esos lugares, el conductor puede transferir completamente la tarea de conducir al sistema, teniendo que retomar esa función tan solo cuando abandone esas zonas definidas para una conducción totalmente autónoma. Al contrario que el Audi AIcon, un vehículo con función de nivel 5 que siempre es completamente autónomo, el Audi AI:ME está, por tanto, equipado con el tradicional volante y con pedales.

 

Lujoso refugio y centro de control avanzado: el interior

Audi AI:ME

5 razones.

 

El espacio para almacenamiento se vuelve más importante que antes en los vehículos automatizados. El Audi AI:ME tiene grandes áreas, tanto en la cubierta del habitáculo como entre los asientos delanteros, que ocultan otros detalles innovadores: unos imanes actúan como posavasos y retienen vasos metálicos o platos, si se requiere. Los ocupantes pueden disfrutar de una comida relajada mientras el Audi AI:ME se desplaza de forma autónoma.

 

Interactivo

El vehículo, como los sistemas de comunicación e interacción, se maneja mediante seguimiento de los ojos, órdenes vocales y campos sensibles al tacto en los paneles de las puertas. Están situados perfectamente en términos de ergonomía e integrados en la superficie, lo que los hace invisibles. Su iluminación se activa solo al acercarse a ellos y guía la mirada del usuario hacia las superficies funcionales. Hay un monitor OLED multifuncional y tridimensional que se extiende bajo el parabrisas a toda su anchura, que se utiliza primeramente en el diálogo con el control mediante la vista. Los menús de función terminológicamente codificados, por ejemplo, los de navegación o infotainment, se pueden activar con la mirada y desplegarse en sucesivos niveles que se mueven desde un segundo plano hacia una imagen nítida en el monitor 3D

 

Ver y ser vistos: la iluminación

El Audi AI:ME lleva un paso más allá este planteamiento de iluminación: como en la ciudad los usuarios de la vía están más cerca entre sí, la posición tradicional de las luces delanteras y traseras generalmente no las hace visibles. Debido a ello, los diseñadores de Audi han integrado elementos LED en la carrocería en una posición inusualmente alta sobre los pasos de rueda, que resultan visibles desde todos los ángulos. Esta comunicación de 360 grados es una importante función adicional de seguridad para peatones o ciclistas.