El VW Golf GTI TCR a prueba

En Autos, Prueba de manejo
GTI TCR | Foto: VW

El GTI más poderoso de la historia no solamente es una versión. Se trata de una declaración de principios con la que Volkswagen seguramente recuperará el pináculo de potencia y desempeño entre los hatch backs explosivos. El GTI TCR llega para golpear fuerte sobre la mesa.

Hasta estos días el GTI más poderoso era la versión Performance de 245 caballos, dejando el posicionamiento de entrada al 230 hp ya muy extendido en el globo como el más accesible. Y así es como una de las cosas que se podrían reclamar al ámbito legendario de este hatch era mayor poder, y poder definitivo.

Para atestiguar la respuesta a esa demanda estuvimos con Volkswagen de México en Portugal, porque la llegada de un GTI -denominado esta vez TCR- con 290 caballos es un evento muy especial e interesante para el enorme número de fieles a la doctrina GTI.

En caminos portugueses pudimos constatar que sus virtudes genéticas son aptas de sobra para recibir la nueva cifra de potencia, pero no sólo eso, sino que también pudimos meterle mano en la pista extraordinaria de Faro, el circuito Internacional de Portimao.

¿Ahí quedó todo? No. Porque la cereza de este lanzamiento fue darse un chapuzón en la pista a bordo del auto de carreras que da origen, apellido y fundamentos de desempeño al auto de calle.

 

Vamos por partes

GTI TCR

VW GTI en Portugal.

 

TCR significa Touring Car Racing y con ese apellido, en referencia-homenaje al auto de carreras de Volkswagen que compite en el WTCR, un campeonato orientado a que fabricantes desarrollen sus compactos de turismo, a fin de seguir traduciendo tecnología de la pista a la calle.

Y no se trata únicamente de una versión producida sólo para homenajear a los productos de Volkswagen Motorsport; es mucho más, se trata de una evolución en el concepto futuro de sus compactos deportivos porque, recordemos, ésta es la horneada final del Golf GTI MK 7.5 antes de la aparición del MK8 hacia el último tercio del año.

 

Para la vista

GTI TCR

VW GTI en Portugal.

 

Hablemos de su aspecto, que sigue jugando un papel fundamental para atrapar compradores. En comparación con el GTI normal, el TCR se encuentra cinco milímetros más abajo, luce en el bajo frente agresivas tomas de aire más abiertas y enmarcadas, así como un spoiler de flujo lateral muy Racing.

En los costados no hay cambios voluminosos. A lo largo la línea baja tiene difusores de línea que copia del auto de carreras, mientras que el trasero destaca por el nuevo alerón superior más refinado pero definitivamente con mayor ángulo de ataque que otros, y sobre todo por un gran difusor posterior que se combina con salidas de escape gruesas. Nota al calce: excelente el diseño de sus rines de 18 y 19 pulgadas, que son tan brillantes como atractivos.

Viene decorado con una ilustración de hexágonos en los costados, carcasas de fibra de carbono en los espejos laterales pero, más allá de la estética, es notorio que se aplicaron meticulosamente los componentes adecuados que apoyaran el altísimo nivel de adherencia que disfrutamos en pista. La estética solamente se alimenta, lo importante fue el desempeño.

 

Mecánicamente

Comencemos porque la tracción le viene de un diferencial electrónico de deslizamiento limitado que también permite cuatro modos de manejo, lo mismo se percibe poderosa que inteligente; la potencia se dosifica a través de la imperdible transmisión DSG de doble embrague con siete relaciones, que sigue marcando pauta en velocidad y emotividad.

El imperativo moral de este auto se sintetiza en una palabra: control. Para para elevarlo a un rango superior, ¡vamos!, para detener este auto con 45 caballos adicionales, se le equipó con grandes discos de freno perforados con pastillas especiales, que hacen frente sin problema a la programación especial de su gran motor 2.0 TFSI que descarga en el eje delantero. Incluye una opción especial de amortiguadores traseros mas rígidos así como control dinámico adaptativo del chasis y es posible incorporar un sistema de escape Akrapovich, ¡un deleite!

 

Empuje y control

GTI TCR

VW GTI en Portugal.

 

Al probar en pista, pudimos probar -una vez más- el punto original. Aceleración brutal, sensaciones mas allá de lo común en un auto de estas proporciones, pero con un nivel superior de aplomo y maniobrabilidad.

En las primeras curvas, ya a tono de una vuelta a velocidad, no muestra el llamado power steering habitual en algunos autos sobre vitaminados de esta configuración, y mantiene la estabilidad de principio a fin gracias a un enorme trabajo aerodinámico.

Si es cierto que el auto se adhiere con mucha fuerza al asfalto, también debe destacarse que la sensación de agilidad que siempre desea el piloto del GTI se mantiene naturalmente en sus justas proporciones.

En cifras de la marca, hace 0-100 kph en 5,6 segundos y tiene una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 kmh. pero hay una opción para eliminar el limitador electrónico Vmax para darle 10 kph adicionales.

El tacto de frenos es muy poderoso desde el primer momento, para sin problema y se disfruta en cada aceleración una recuperación prodigiosa que l

VW GTI

GTI TCR en acción.

 

ogra la caja DSG. ¡Ojo! que tenemos un eje trasero suelto y, evidentemente, las reacciones de pérdida podrían asustar, sin embargo la dirección y el control son instantáneos, hace correcciones espectacularmente. En síntesis, potencia sobrada, regularizada mediante un control intuitivo para conservar el ADN tradicional del GTI.

 

Ambiente

En el interior, la señal roja al centro del medio superior del volante abre la puerta a la sensación de auto de carreras. Los asientos están ubicados cuatro centímetros por debajo de la versión regular, son muy buenos en sujeción y comodidad, es un balance difícil de lograr.

La cabina sigue siendo la de un Golf GTI, con todo lo que ello implica en torno a seguridad y amenidades, pero con las insinuaciones regulares de un espacio Racing que no para de recordarle (sobre todo al pasajero) que sería mejor sujetarse bien en cuanto este bólido encuentre espacio libre.

Cómodo en el manejo urbano, de ello no queda duda, pero al mismo tiempo con una vocación enorme para hacerte sentir que no se trata de un auto más.

 

Dictamen

Este TCR es un auto con el que seguramente se pre visualiza lo que viene para la impronta de Volkswagen Motorsports en los autos de calle. Es un reconocimiento a la tradición Racing, sin duda, pero también es una recuperación de postura sobre lo que significa el nombre GTI.

Me refiero a un gran auto compacto deportivo, capaz de dibujar enormes sonrisas por aceleración y velocidades sorprendentes, pero también de ofrecer un nivel de control y seguridad a toda prueba. Después de todo, si es GTI, se espera que esté al tope, en potencia, desempeño y confiabilidad.